Novedades

CÓMO PREVENIR LAS ENFERMEDADES CONTAGIOSAS

24/09/2016 | Todos los días, nuestro cuerpo libra una batalla silenciosa contra unos enemigos microscópicos, pero potencialmente mortales. Estos agentes invasores —bacterias, virus y parásitos— son una amenaza para la salud. Por lo general, no nos damos cuenta de estas batallas porque nuestro sistema inmunológico rechaza o destruye a la mayoría de los invasores antes de que aparezcan los síntomas. Sin embargo, a veces son los gérmenes quienes ganan la batalla. Cuando eso sucede, quizás sea necesario reforzar las defensas con medicinas y otros tratamientos.


Durante miles de años, no se sabía casi nada de lo peligrosos que son los microbios y otros pequeños organismos. Pero en el siglo diecinueve se confirmó la conexión entre los gérmenes y las enfermedades, y gracias a eso estamos mejor preparados para defendernos. Desde entonces, los investigadores han eliminado o reducido muchísimo la amenaza que suponen algunas enfermedades infecciosas, como la viruela y la polio. Sin embargo, han reaparecido otras, entre ellas la fiebre amarilla y el dengue. ¿A qué se debe?

Anualmente, millones de personas viajan por el mundo y, en muchos casos, portan gérmenes que causan enfermedades. La revista médica Clinical Infectious Diseases informa que los vuelos internacionales pueden propagar “casi todas las enfermedades contagiosas más agresivas”.

Algunas bacterias se han hecho resistentes a los antibióticos. La Organización Mundial de la Salud informa: “El mundo está abocado a una era post-antibióticos en la que muchas infecciones comunes [...] volverán a ser potencialmente mortales”.

Los conflictos sociales y la pobreza suelen dificultar las campañas de prevención de los gobiernos.

Gran parte de la población no sabe cómo prevenir las enfermedades contagiosas.

Pese a estas preocupantes tendencias, hay muchas medidas preventivas que usted y su familia pueden tomar, aun si viven en un país con pocos recursos. El siguiente artículo mostrará algunas estrategias sencillas y eficaces.


CÓMO DEFENDERSE DEL CONTAGIO

ANTIGUAMENTE, muchas ciudades estaban protegidas por enormes murallas, pero bastaba con que el enemigo abriera una brecha para poner en riesgo a toda la ciudad. Nuestro cuerpo es como una ciudad amurallada. La salud depende mucho de cómo cuidemos nuestras defensas. Veamos cinco factores de riesgo y cómo podemos defendernos.

1 EL AGUA

LA AMENAZA: Al tomar agua contaminada, los organismos dañinos entran directamente en el cuerpo.

CÓMO DEFENDERSE: La mejor protección es evitar que se contamine el agua. Si la que usted obtiene está contaminada —o cree que lo está—, puede purificarla en casa. Guarde el agua potable en un recipiente cerrado. Para servirla, utilice un cucharón o tazón limpio, o un dispensador. Nunca meta las manos en un depósito de agua limpia. Si le es posible, viva en una comunidad que tenga un buen sistema de eliminación de desechos humanos, que no contamine las fuentes de agua potable.


2 LOS ALIMENTOS

LA AMENAZA: En los alimentos puede haber organismos dañinos.

CÓMO DEFENDERSE: Los alimentos contaminados pueden presentar un aspecto fresco y nutritivo. Así que siempre lave bien todas las frutas y los vegetales. Al preparar o servir comida, lávese las manos y asegúrese de que las superficies y los utensilios de cocina estén limpios. Hay alimentos que se deben cocinar a cierta temperatura para destruir los microbios peligrosos. Desconfíe de los alimentos que hayan perdido su color o que tengan un olor o sabor desagradable, ya que podrían ser indicadores de que un ejército de gérmenes está al acecho. Refrigere cuanto antes los alimentos que no vaya a usar. Si está enfermo, no cocine para otras personas.


3 LOS INSECTOS

LA AMENAZA: Algunos insectos portan microorganismos dañinos y los pueden transmitir a una persona al picarla.

CÓMO DEFENDERSE: Para limitar el contacto con estos insectos, no esté al aire libre cuando están más activos y use ropa que lo cubra, como mangas largas y pantalones largos. Duerma bajo mosquiteras impregnadas con insecticida y aplíquese repelente. Elimine el agua estancada porque puede convertirse en un criadero de mosquitos.


4 LOS ANIMALES

LA AMENAZA: Los animales portan microbios que para ellos son inofensivos, pero que pueden poner en riesgo nuestra salud. Si a usted lo muerde o lo araña una mascota u otro animal, o si toca sus heces, ya corre peligro.

CÓMO DEFENDERSE: Algunas personas prefieren que los animales no entren en casa para minimizar el contacto. Lávese las manos después de tocar un animal doméstico y no toque a los animales salvajes. Cuando lo muerdan o le hagan un rasguño, lave bien la herida y consulte a un médico.


5 LAS PERSONAS

LA AMENAZA: Algunos gérmenes invaden nuestro cuerpo cuando alguien estornuda o tose cerca de nosotros. También se esparcen por el contacto de la piel, por ejemplo al dar la mano o un abrazo. Las manijas o tiradores, los pasamanos, teléfonos, controles remotos, y las pantallas y teclados de las computadoras pueden estar llenos de gérmenes.

CÓMO DEFENDERSE: No comparta artículos de higiene personal, como navajas de afeitar, cepillos de dientes o toallas. Evite el contacto con los fluidos corporales de animales u otras personas, lo que incluye sangre y productos derivados de esta. Y no subestime los beneficios de lavarse bien las manos con jabón frecuentemente. Sin duda, esta es la medida más eficaz contra el contagio.

En caso de que usted sea el enfermo, procure quedarse en casa. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos sugieren cubrirse la boca con un pañuelo de papel o con la manga al toser o estornudar, pero no con las manos.

Un antiguo proverbio reza: “Sagaz [o precavido] es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3). ¡Qué oportunas son esas palabras en este mundo tan plagado de enfermedades peligrosas! Averigüe en centros de salud cercanos qué otras precauciones puede tomar y “ocúltese” de los peligros teniendo buenas normas de higiene. Y fortalezca sus defensas, así estará mejor protegido contra las enfermedades.



Fuente: JW.ORG

  • Copyright 2011 / 2016 - Colegio de Farmacéuticos de La Rioja, Argentina
Diseñado por: Martin Lobato Carbel