Novedades

LA CAPACIDAD DEL CUERPO HUMANO DE REPARAR LAS HERIDAS

25/09/2015 | UNO de los procesos que hacen que la vida sea posible es la capacidad del cuerpo para sanar sus heridas y regenerar el tejido dañado. Este proceso de cicatrización empieza en cuanto se produce una herida.


Piense en lo siguiente: La cicatrización se consigue mediante una serie de complejas reacciones celulares.

Las plaquetas de la sangre se adhieren al tejido alrededor de la herida y forman un coágulo que sella los vasos sanguíneos dañados.
La inflamación del área lastimada ayuda a que no se infecte y elimina cualquier basurita o residuo.

En cuestión de días, el cuerpo reemplaza el tejido dañado, contrae la herida y restaura los vasos sanguíneos afectados.
Por último, el tejido de la cicatriz remodela y fortalece el área dañada.

Algunos investigadores se inspiraron en la coagulación para crear plásticos que se “curan” a sí mismos. Estos plásticos tienen diminutos tubos alineados que contienen dos sustancias químicas que “sangran” cuando se dañan. Al mezclarse las dos sustancias, se forma un gel que cubre la zona afectada, llenando los huecos o grietas. A medida que el gel se endurece, forma una sustancia resistente que reestablece la firmeza del material original. Uno de los investigadores reconoce que este proceso sintético de cicatrización —todavía en fase de desarrollo— “se asemeja” a la cicatrización natural.

¿Qué le parece? ¿Es la capacidad del cuerpo humano de reparar las heridas resultado de la evolución o del diseño?


FUENTE: JW.ORG

  • Copyright 2011 / 2016 - Colegio de Farmacéuticos de La Rioja, Argentina
Diseñado por: Martin Lobato Carbel