Novedades

CIGARRILLO ELECTRÓNICO: POR QUÉ ESTÁ PROHIBIDO?

30/05/2015 | Cada vez son más las personas que se proponen dejar de fumar conscientes de que se trata de un hábito perjudicial para la salud y de un obstáculo para disfrutar de una buena calidad de vida.
El cigarrillo electrónico se presenta como una opción para disminuir el consumo de nicotina. Sin embargo, en nuestro país, no está autorizada su venta. Recientemente, la OMS desaconsejó el uso y la venta principalmente a grupos vulnerables.


Desde la última década la Argentina trabaja fuertemente para combatir una de las mayores epidemias del mundo: el consumo de tabaco. Por medio de campañas y acciones como la promoción de espacios públicos y laborales libres de humo, el Estado, a través del Ministerio de Salud de la Nación junto a otros Organismos, incentiva y acompaña a los fumadores a abandonar el cigarrillo y evita el inicio de nuevos consumidores.

Actualmente, existen distintas estrategias que colaboran con éxito con los programas para dejar de fumar, como la concurrencia a grupos terapéuticos en hospitales y centros de salud o el uso de parches y chicles que logran la reducción paulatina de nicotina y ayudan a aliviar los síntomas de abstinencia.

El cigarrillo electrónico es un producto difundido y promocionado dentro de estas alternativas, sin embargo, es importante aclarar que en Argentina, la ANMAT prohibió en 2011 su importación, venta y comercialización en todo el territorio nacional convirtiendo a nuestro país en unos de los primeros en tomar esta medida, actualmente, recomendada por la Organización Mundial de la Salud–OMS.

En Argentina, por lo tanto, también está absolutamente prohibida cualquier publicidad sobre el cigarrillo electrónico, tanto en los medios masivos de comunicación como a través de internet. Esta Administración adoptó la medida al considerar que no existe suficiente evidencia científica que demuestre que se trata de un producto que ayuda realmente a dejar de fumar y que es confiable para el consumo humano sin generar daños en la salud. El pronunciamiento que hizo la OMS en agosto de este año, confirma que el uso del cigarrillo electrónico mantiene la adicción a la nicotina y que es un riesgo para los consumidores y para los considerados fumadores pasivos, ya que es un producto que a largo plazo puede funcionar como un promotor tumoral.

Por lo cual, la organización aconsejó a los distintos países que se prohíba el uso del cigarrillo electrónico en lugares cerrados y que no se realice la venta fundamentalmente a niños, adolescentes y mujeres embarazadas o en edad reproductiva.


QUE ES EL CIGARRILLO ELECTRÓNICO

Los cigarrillos electrónicos fueron creados en 2004 en China y, desde entonces, su uso se extendió al resto del mundo. Se denominan de esa manera porque funcionan gracias a una batería que se carga en forma eléctrica y cuya durabilidad depende de la frecuencia con la que el fumador utilice el producto.

“El cigarrillo electrónico es un producto no aprobado por el Ministerio de Salud y su venta no está permitida.”

Existen distintos modelos pero todos buscan simular en el aspecto y el funcionamiento a los cigarrillos tradicionales. Contienen en su interior un cartucho de nicotina con distintos aceites esenciales de diversos aromas. Al utilizarlos despiden un gas transparente, que simula ser humo pero que en realidad, según informó la OMS no es sólo vapor de agua, sino que por su contenido puede resultar tóxico y perjudicial para la salud.


LO MÁS SALUDABLE

Te recordamos que lo más saludable es no fumar ni exponer a otros a los daños que genera el cigarrillo, por lo tanto, si tomaste la decisión de dejar esta adicción, es importante que antes de iniciar cualquier tratamiento te informes sobre si el producto que te indicaron está autorizado por la ANMAT.


FUENTE: A.N.M.A.T.

  • Copyright 2011 / 2016 - Colegio de Farmacéuticos de La Rioja, Argentina
Diseñado por: Martin Lobato Carbel